APRENDIENDO DEL ENEMIGO

“Pero un hombre de Samaria que viajaba por el mismo camino, al verlo, sintió compasión.” Lucas 10:33

Un maestro de religión, un experto en la ley de Moisés e Israel, quería poner a prueba a Jesús. Le preguntó: “¿Qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?” Y luego: “¿Y quién es mi prójimo?” Jesús respondió contando una historia sobre un hombre, robado y herido, que fue ignorado por los líderes religiosos del pueblo, pero ayudado por un samaritano.

En los días de Jesús, los judíos despreciaban a los samaritanos. Representaban todo lo que el pueblo judío nunca quiso ser.  En la historia de Jesús, sin embargo, en lugar de pasar por alto al hombre herido, el samaritano mostró compasión. Administró primeros auxilios. Llevó al hombre a una posada donde podía recuperarse. Incluso pagó la cuenta. Jesús hizo del despreciado\ enemigo de los judíos, la estrella en esta historia. Ahora los oyentes de Jesús, especialmente el experto en religión, fueron informados de un error en su forma de pensar. Jesús no les dio una mera definición de vecino; él les mostró cómo actuó un vecino. ¿Cuál de los tres era un vecino? El maestro de religión se vio obligado a dejar de justificarse por su intelecto y sus estudios. Simplemente respondió: “El que tuvo compasión de él”. Y Jesús le dijo que fuera y actuara de una manera similar.

¿Quién es mi vecino? ¿Y quién ha sido un vecino para mí? Salvador Jesús, ayúdanos a mostrar tu misericordia y amor a todos, incluso a las personas que hemos despreciado como a enemigos. Amén.

Cada Día De Hoy
Ministerio Reforma

Leave a Reply