CUANDO TERMINA SU RACHA GANADORA

“He rogado a tus discípulos que le saquen ese espíritu, pero no han podido.”
Lucas 9:40

 

En la primera parte de Lucas 9, leemos que Jesús capacitó a los discípulos para expulsar demonios, sanar a los enfermos y predicar el reino de Dios. Y tuvieron un éxito increíble. Regresaron a Jesús llenos de emoción por lo que Dios había hecho a través de ellos.

Luego, poco tiempo después, un hombre llevó a su hijo a los discípulos, pero no pudieron expulsar al demonio que afligía al niño. ¿Qué pasó? ¡Los discípulos habían tenido tanto éxito anteriormente! ¿Por qué no podían sanar a este muchacho? (Mateo 17:14-20 para algunos detalles adicionales de esta historia).

A veces necesitamos una racha perdedora que nos lleve de vuelta al principio: se trata de Jesús solamente y nunca de nosotros mismos. Los discípulos tuvieron que redescubrir que las rachas ganadoras no se trataban de hacer las cosas a su manera, sino de vivir su vida bajo los términos de Jesús. Su fracaso representó un intento débil de vivir la vida de acuerdo con sus propios términos. Entonces Jesús les dijo: “Escuchen atentamente lo que les voy a decir: el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”.

Fue al perder su vida que Jesús ganó la victoria sobre el pecado y la muerte. Fue al perder el aplauso y el atractivo de los hombres y mujeres, que un “perdedor” rescataría a sus almas.

Maestro Jesús, ayúdame a darme cuenta de que la sabiduría viene de renunciar a mi propio mundo y aprender a confiar en ti incluso cuando no entiendo completamente. En tu nombre, Amén.

Cada Día De Hoy
Ministerio Reforma

Leave a Reply