Romanos 4:18 nos dice lo siguiente:
“Él creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas naciones, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia”. Este versículo nos muestra cómo Abraham creyó esperanza contra esperanza creyendo la Palabra que había recibido de que sería padre de muchas generaciones y no dudó, aunque era de noventa y nueve años y su esposa Sara era estéril, sino que se fortaleció con esa promesa recibida y dió la gloria a Dios.

Tu actitud determina tu altitud. Podrás encontrarte con situaciones en tu vida, pero siempre hay esperanza, tanto en lo natural como en lo espiritual, la fe es contada por justicia como en el caso de Abraham que aunque era de esa edad y su mujer estéril creyó en la promesa. Si te fijas y miras a los patriarcas del Antiguo Testamento te darás cuenta que ellos no solo fueron reconocidos por el cumplimiento de las leyes de Dios sino por la fe en Él.

Jesús cuando vino a la tierra fortaleció el concepto de la fe, en los diecinueve casos de sanidades específicas y siempre dijo: “hágase conforme a tu fe”. Cuando tú crees en esa Palabra dada por Él, esa
Palabra es la que desata el milagro. El que tiene fe verá la Gloria de Dios, derribará muros, tapará la boca de leones, esta es la fe que vence al mundo. 2 Corintios 5:7 dice: “Porque por fe andamos, no por vista”.

En Hebreos 11:1 también leemos: “Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Tu fe no puede ser después de haber visto, eso no es fe, si vas a creer después que ya tengas un hijo no tiene sentido. La fe hace que el que cree se prepare y se vista como quien espera algo grande.

La fe es victoria. La fe está fundamentada en la Palabra de Dios.
Quiero decirte que Abraham no miró las circunstancias, aún cuando era su cuerpo viejo y la matriz de Sara estéril. El que mira las circunstancias se hunde. Así como Noé que dejó una ventana en la parte de arriba del arca con una medida de un codo con el fin de mirar al cielo, así mismo, tú has de mirar qué dice en la Palabra de Dios. Abraham se fortaleció dando la Gloria a Dios. Cuando las cosas se pongan duras, solo debemos adorar y creer.

¡La fe ve claramente!

¡Dios te bendiga!
Pastor Luis Acevedo

Leave a Reply