Hay muchas señales que nos indican con certeza de que estamos en los últimos días, previos al regreso de nuestro Señor Jesucristo a levantar su Iglesia, pero ésta no me parece que sea una de ellas.

Muchos creyentes afirman que ocurrirán cuatro eclipses lunares, además de dos eclipses solares, y que ocurrirán en los años 2014 y 2015. Dicen que estos coincidirán con ciertos festivales Bíblicos, al igual que podrían indicar la inminencia de eventos proféticos importantes. Ellos basan sus opiniones en la profecía que se encuentra en Joel 2:31, la cual afirma que el Sol se convertirá en tinieblas, y la Luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Algunos piensan que esta afirmación profética quizás se refería a eclipses solares y lunares. El término “luna roja” se deriva de la apariencia cobriza o rojiza de la Luna durante algunos eclipses lunares; pero dependiendo de las condiciones atmosféricas, la Luna eclipsada podría tener cierta gama de colores, por lo cual no hay manera de saber con certeza si en alguno de los siguientes eclipses habrá luna roja.

Para tratar de encontrar algún significado a todo esto, la atención se ha concentrado más bien en un acontecimiento inusual: Una “tétrada lunar”, que consiste de una serie de eclipses lunares en un lapso de dos años, con seis meses lunares entre uno y otro. Según se ha observado (muy rara vez), los eclipses en estas tétradas a veces coinciden con la fiesta primaveral de la Pascua y la fiesta otoñal de los Tabernáculos. Aun así, todo esto no es tan extraordinario como parece ser, ya que los meses Bíblicos comienzan con la Luna nueva, momento en el que pueden producirse eclipses solares. A mi entender las fiestas de Pascua y Tabernáculos siempre se inician con la Luna llena, cuando hay más posibilidades de que ocurran eclipses lunares. De hecho, estas fiestas están separadas por seis meses exactos, el lapso necesario para que ocurran las tétradas.

Debo destacar, sin entrar en detalles, que en los acontecimientos más significativos de la historia judía y del mundo no hay tétradas asociados a estos eclipses. También debo hacer mención que dichos eclipses, llamados eclipses festivos, no siempre coinciden exactamente con las festividades Bíblicas. A veces ocurren con uno o dos días de desfase respecto a los festivales, que se calculan en base al calendario Hebreo. En Joel 2:31 dice que el Sol se oscurecerá y la Luna se convertirá en sangre, pero no dice que ocurrirá cuatro veces seguidas. El pasaje de Joel 2 tiene que referirse a algo más que simples eclipses. El versículo 30 de Joel 2 nos habla de “sangre y fuego, y columnas de humo”, que proveerían un medio propicio para que el cielo se oscurezca y la Luna se vuelva rojiza. El versículo 10 muestra la devastación producida por el oscurecimiento del Sol, la Luna y las Estrellas, si bien éstas no se oscurecerán a causa de eclipses. En Mateo 24:29, nos habla de señales celestiales que se producirían inmediatamente después de la gran tribulación, y Apocalípsis 6: 12-13 también nos muestra que esto ocurrirá antes del día del Señor. Así que, los eclipses solares y tétradas lunares de los años 2014-2015, no pueden ser el cumplimiento de las profecías de oscurecimiento del Sol y la Luna convertida en sangre, porque la gran tribulación ni siquiera habrá comenzado, ni mucho menos concluido. Proféticamente, el mundo está listo para grandes acontecimientos; pero si llegan a ocurrir, no hay forma de saber cuáles serán si se toma como única referencia las tétradas lunares.

Dios Te Bendiga,

Pastor Luis Acevedo

Join the discussion One Comment

  • Luis Peña says:

    Me gusto este tema que es un poco complicado pero de necesidad para estos tiempos finales.

    Dios bendiga este ministerio.

Leave a Reply