¿QUIÉN ESTÁ EN TU BARCO?

“Un día, Jesús entró en una barca con sus discípulos, y les dijo: Vamos al otro lado del lago. Partieron…”
Lucas 8:22

Muchos de los discípulos eran pescadores experimentados en el Mar de Galilea.Seguro que habían soportado ráfagas repentinas y olas traicioneras. Sabían que las tormentas podrían salir de la nada. Entonces, cuando Jesús sugirió remar al otro lado del lago, sabían que tenían que estar listos para cualquier cosa.

En los mares de la vida, aprendemos que las tormentas pueden acercarse furtivamente. Un padre repentinamente se enferma. La mala decisión de un hijo puede llevarlo a una sentencia de prisión. Tales tormentas causan que nuestra ansiedad se eleve a niveles peligrosos. Buscamos la ayuda de alguien para calmarnos, solucionar el problema y restaurar la vida tal como era.

Los discípulos nunca se detuvieron a pensar qué significaba tener a Jesús en el bote con ellos. Y, ¡no estaba haciendo nada! Pero, estaba durmiendo, sin preocuparse ni desesperarse por la tormenta. Los discípulos gastaron tanta energía tratando de salvarse de la tormenta por su propio poder, que se olvidaron de estar quietos y reconocer que Jesús es Dios, que tenía sus vidas en sus manos. Jesús estaba en su
bote.

Todo lo que necesitaban hacer era confiar en él. Tú y yo no podemos controlar las tormentas repentinas de la vida. Así es la vida. Pero Jesús está con nosotros. Y eso es lo mejor. Gracias, Jesús, por estar en nuestro bote. Tu descanso no significa inacción; nos recuerda poner todas nuestras ansiedades en ti porque te preocupas por nosotros. En tu nombre, Amén.

Cada Día De Hoy
Ministerio Reforma

Leave a Reply