UNA HISTORIA DE SEMILLA DESAPARECIDA

“… Y al sembrar, una parte de la semilla cayó en el camino, y fue pisoteada, y las aves se la comieron.”
Lucas 8:5

Jesús ha estado predicando en muchas ciudades y pueblos. En este día en particular, una gran multitud se reúne. Jesús se detiene, mira a la multitud y cuenta la historia de un sembrador que esparce la semilla que cae en el sendero, en un suelo rocoso, entre
espinas y también en un suelo bueno y fértil.

Se desperdició mucha semilla cuando el agricultor la tiró. Pero Jesús no estaba tratando de enseñar a las personas buenas prácticas de siembra. Estaba pidiendo a todos que consideren esta historia desde el punto de vista del Padre. Es probable que muy pocos de sus oyentes captaran el punto de Jesús en esta parábola. Incluso sus discípulos tuvieron que preguntarle qué significaba realmente esta historia.

Jesús mismo es el sembrador cuando difunde la palabra de Dios en la mente y corazones de las personas. Algunos prestan atención y oyen, y otros no. Jesús finaliza la historia instando a la gente a prestar atención a sus palabras para que la Palabra de Dios pueda enraizarse y crecer en ellas. Así es como viene el reino de Dios, bajo las condiciones de la paciente misericordia de Dios a través de su Hijo.

¿Eres alguien cuyo corazón es tierra fértil para escuchar la Palabra de Dios? ¿Y estás diseminando esa semilla ampliamente y descabelladamente a otros? Querido Jesús, gracias por difundir tu buena palabra en mi vida. Haz que mi corazón esté listo para recibir el regalo de tu Palabra viva. Amén.

Cada Día De Hoy
Ministerio Reforma

Leave a Reply